viernes, 4 de mayo de 2012

Repsol: se terminó la avivada

*Versión taquigráfica del discurso de Javier Tineo en la Sesión Especial del 2/05/2012


Tratamiento proyecto de ley declarando de utilidad pública y sujeto a expropiación el 51% del patrimonio de YPF S.A., representado por igual porcentaje de las acciones clase D de dicha empresa, pertenecientes a Repsol YPF S.A., sus controlantes o controladas, en forma directa e indirecta.

Sr. Presidente (Domínguez).- Tiene la palabra el señor diputado por La Rioja.

Sr. Tineo.- Señor presidente: en primer lugar solicito autorización para insertar en el Diario de Sesiones algunos cuadros informativos que tienen que ver con la real política energética que este gobierno ha venido implementando a partir de 2003.

Después de haber escuchado con gran paciencia a muchos dirigentes que parece que han nacido de un repollo en la política, y que hoy se están jactando en este recinto de una supuesta crisis energética que venimos padeciendo desde 2003, debemos decir que nuestro país viene sosteniendo un crecimiento del orden del 7,5 al 8 por ciento anual, con un acumulado del 95 por ciento.

¿Cómo es posible sostener ese crecimiento y que no se fracture la sociedad en términos económicos sin energía? Es imposible identificar cuál es la crisis energética que mencionan en un país que viene creciendo al 8 por ciento anual.

Esto es impresentable desde el punto de vista de los argumentos técnicos cuando se sabe perfectamente que la República Argentina ha venido avanzando fuertemente no solo en materia de indicadores económicos sino también sociales. En 2003 teníamos un Norte argentino desconectado, un país cuya estructura energética estaba completamente aislada de muchos de sus componentes, fundamentalmente las zonas más despobladas y desprotegidas desde el punto de vista del desarrollo como la Patagonia y el Norte. También el Sur argentino estaba desconectado, con generación aislada, y la región de Cuyo con bajísima potencia y capacidad de dar competitividad a sus factores productivos.
         
Los avances que este gobierno registró con Néstor Kirchner a partir de 2003 podemos sintetizarlos en indicadores fundamentales que tienen que ver con el crecimiento en materia energética: nada menos que 4.244 kilómetros de líneas de 500 extra alta tensión, contra 9.000 que había en 2003.
        
En estos nueve años la Argentina ha crecido casi un 50 por ciento en capacidad de transporte eléctrico de alta tensión. Encontramos un país con menos de 18 mil megavatios de potencia de generación, y con una inversión importantísima dentro del concepto de una matriz diversificada se incorporaron casi 8 mil megavatios de generación.
         
Esto es parte de una política energética que tiene que ver con una impronta destinada a la inversión. No se puede hablar de un plan energético sin que el Estado ponga énfasis en la inversión, y este gobierno ha invertido cerca de 20 mil millones de dólares para que hoy tengamos una potencia instalada de casi 26 gigavatios.
         
En cuanto a la capacidad de transporte de gas natural hemos avanzado de 118 millones de metros cúbicos por día a 145 en la actualidad.
         
La potencia instalada de generación tiene que ver con un país que está creciendo y no que está estancado, como posiblemente pretendan demostrar elucubrando algunos informes sobre el avance que ha tenido en materia energética durante años anteriores. Hoy podemos decir que tenemos una estructura importante del sistema eléctrico federal porque está llegando a todas las provincias.
         
En el país hoy no hay una provincia que no tenga una línea de 500 que interconecte con el resto de la Argentina. Había centrales térmicas, como la de Salta, que proveía energía directamente a Chile, una vergüenza que este gobierno corrigió transportando esa energía al resto del sistema interconectado nacional.
         
La diversificación de la matriz energética es otro desafío que este gobierno tomó por medio de la ley 26.190 que Néstor Kirchner promovió en este Congreso y que fue aprobada mayoritariamente para incluir hasta 2016 el 8 por ciento de los componentes de generación renovables, desafío que dicho sea de paso ningún otro gobierno pudo lograr a pesar de haber tenido las facultades para hacerlo.
         
Los gobiernos de Néstor y Cristina han podido lograr la inclusión de la energía renovable en la Argentina. Hemos avanzado en la terminación de Yacyretá, la inclusión de las hidroeléctricas como Caracoles y Río Grande, los planes nacionales de hidroeléctrica como Los Blancos, Chihuidos, Cóndor Cliff y La Barrancosa, la recuperación de la actividad nuclear con Atucha II y el programa GENREN, de energía renovable que ejecuta Enarsa.
         
Tenemos plena convicción de que este plan energético al que ningunean o quieren hacer desaparecer es el que está sosteniendo el crecimiento en la Argentina. Es mentira que este gobierno no ha implementado un plan energético, porque de lo contrario no sería posible explicar el crecimiento sostenido del 8 por ciento anual que viene teniendo nuestro país desde el año 2003. (Aplausos.)
        
Es imposible sostener que no hay un plan energético cuando se ha registrado un crecimiento de un 30 por ciento en los hogares que hoy cuentan con gas natural; de 5,8 millones en 2003 hoy tenemos más de 7,5 millones. Esto es producto de una política de Estado que está arraigada en la inversión. No pueden hablar de un plan energético cuando no consiguen el dinero para hacer las obras que necesita la gente.
         
Debe quedar en claro que la decisión de rescatar la soberanía hidrocarburífera para el Estado argentino se relaciona con el hecho de poner un bien que deja de ser un commodity, una mercancía, y que está sometido a los vaivenes del mercado, a disposición de todos los argentinos a fin de que sean ellos, a través de lo que esta ley definirá, los que manejarán la política energética regulada por el gobierno.
         
También es importante destacar que esta batalla la estamos dando con una de las armas más poderosas que es la política. No la estamos dando en ningún foro bursátil ni en presencia de ningún matón que diga a la Argentina lo que debe hacer. (Aplausos.)
          

Esta batalla la estamos librando bajo el precepto que claramente ha enunciado nuestra presidenta en este recinto en el sentido de que se terminó la avivada; esa es la sintonía fina. Repsol: se terminó la avivada, en la Argentina no hay más vaciamiento de los hidrocarburos. (Aplausos.)

0 comentarios:

Tus propuestas

Juntos podemos sumar ideas para mejorar la provincia.
Mandanos tus sugerencias a través de este formulario o escribinos a propuestas@javiertineo.net

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *