martes, 26 de junio de 2012

Moyano y la plaza de la extorsión


La convocatoria al paro de Hugo Moyano para el miércoles 27 de junio no es otra cosa que una movilización política para sumar más poder interno e intimidar al gobierno nacional.

Los logros que para los trabajadores trajo la gestión que desde el 2003 llevó adelante primero Néstor Kirchner y luego desde el 2007 la compañera Presidenta Cristina Fernández de Kirchner son históricos.


Hoy todos los sindicatos con personería pueden acceder a una discusión paritaria y a negociaciones salariales que solo fueron posibles en la época de Perón. A eso debemos sumar la recuperación del poder del salario, la estabilidad y la baja en la desocupación


No es legítimo el reclamo de la CGT que conduce Hugo Moyano desde su anuncio, cuando el grupo Clarín lo elige para hacerlo en vivo desde las cámaras del canal de cable TodoNoticias y en un momento que es aprovechado por la oligarquía para atacar a la presidenta a través del multimedio portavoz de esos grupos.


Clarín nunca fue un medio que los trabajadores pudieran acceder para hacer escuchar su voz. Sobran registros de eso a lo largo de la historia. Moyano conoce el enfrentamiento que este grupo empresario multinacional tiene con el gobierno y no tuvo vergüenza en aceptar el convite para agraviar y amenazar al Gobierno Nacional que estuvo apoyando hace meses.


 La obscena utilización simbólica de ese escenario montado por el grupo Clarín para plantar una protesta de trabajadores deja en evidencia que el fin último del reclamo se parece más a dejar debilitado al gobierno, listo para el zarpazo de las corporaciones, que a un reclamo genuino de la clase obrera.  


El chantaje presentado con el corte de servicios de transporte, demostrado primer en el transporte de caudales que intentaron dejar sin provisión los cajeros automáticos y bancos, cuando dicho sistema es un logro de los trabajadores: la bancarización de los servicios para garantizar la seguridad de los fondos, asegurar el trabajo registrado y el acceso al crédito de obreros y empleados.


Luego, desabastecer a los argentinos impidiendo la salida de los camiones con combustibles a las estaciones de servicio y centrales de generación energética, justo cuando el estado nacional recuperó los recursos hidrocarburíferos para ponerlos al servicio de las mayorías, la producción y la calidad de vida de los argentinos.


Mientras Moyano como jefe de la CGT anunciaba el paro, los trabajadores que el supone representa estaban en la cola de las estaciones de servicio para cargar nafta.


Por esto solo es comprensible la medida de Moyano como política ante un gobierno que atendió cuanto reclamo hubo, sin reprimir y recuperando derechos históricos de los trabajadores en todos los sectores de la economía. 

0 comentarios:

Tus propuestas

Juntos podemos sumar ideas para mejorar la provincia.
Mandanos tus sugerencias a través de este formulario o escribinos a propuestas@javiertineo.net

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *