jueves, 20 de diciembre de 2012

Mi participación en el debate de la nueva Ley Antitrata





Señora presidenta:


Ante la repentina pérdida de memoria de algunos sectores de la política argentina, podríamos enumerar e identificar en este recinto cuáles son las normas que se sancionaron entre los años 1983 y 1989 y entre 1999 y 2001, pero vamos a encontrar muy pocas.


          En cambio, hoy sin duda vamos a encontrar una decisión política que aquí ya han señalado muchos compañeros preopinantes, no solamente para instalar el debate con coraje ‑como dijo el señor diputado Pablo Kosiner‑ sino para sacar la basura que estaba debajo de la alfombra y ponerla sobre la mesa, como sostuvo nuestra presidenta, para debatir estos temas de cara a la sociedad durante las sesiones extraordinarias bajo una situación dolorosa y vergonzosa, como ha sido este episodio de absolución vivido en la provincia de Tucumán por el caso de Marita.


          Estamos debatiendo y celebrando el estado presente con enorme consenso de todas las fuerzas políticas. Ayer, por ejemplo, en el plenario de comisiones, más allá de la intensidad del debate y de la profundidad de los argumentos, lo importante es que se percibió la intención de alcanzar una sanción definitiva, tal como lo ha pedido la presidenta, sin tocarle ni una coma a la ley que ha venido del Senado de la Nación.


          Debemos actuar con responsabilidad y con un compromiso militante valorando la política. Esto es producto de una valoración de la política, que se pone por encima de la discusión y sobre las instituciones.


          Las instituciones del Estado están incluidas en esta ley. Me refiero al Poder Ejecutivo, al Congreso y a las provincias argentinas, que están convocadas y han salido a debatir leyes urgentes. Bienvenido sea que los hagan. Seguramente también deberán adherir a este modelo, a estos conceptos y a esta norma nacional y adecuar las propias, si es que ya las tienen.


          Nos importa poner en valor la política, no venir acá a instalar una diferencia sobre un tema en el que no la hay. Como dijeron aquí muchos colegas, podemos tener diferencias para profundizar esta norma. Esto significa avanzar en muchos temas cuyo debate ha quedado pendiente. Pero el que tenemos que reivindicar es aquel que la señora presidenta ha tomado rápidamente y que tiene la urgencia de un reclamo concreto de la sociedad.


          Hacemos este debate desde el dolor y desde la vergüenza. Nos toca abordarlo en un momento durísimo para todos los argentinos porque estamos conmovidos y conmocionados. Pero como somos el Estado debemos tomar decisiones, abordar el problema y debatirlo en la sociedad ahora, en esta sesión, cuando lo tengamos que votar y también posteriormente, avanzando en cada uno de nuestros distritos. Es un tema que nos lacera, nos lastima y que no podemos esconder más. Y es este proyecto político el que lo ha puesto en la mesa de los argentinos y en las instituciones donde estamos quienes fuimos elegidos por nuestro pueblo para debatirlo.


          Con mucha convicción decimos que nunca más haya un caso como el de Marita Verón, nunca más un caso de trata. Que ésta en definitiva sea en la Argentina una ley fundante de un nunca más a la trata de personas con impunidad y con la participación de muchos sectores del poder, de las corporaciones, del Estado, y del rubro 59, que si no fuera por el decreto de la presidenta, “Clarín” todavía estaría difundiéndolo y disfrutando de sus ganancias históricas.


          Este es el debate que debemos profundizar. En esta sesión vamos a sancionar definitivamente una ley fundamental y urgente para todos los argentinos. (Aplausos.)


Señora presidenta: ante la repentina pérdida de memoria de algunos sectores de la política argentina, podríamos enumerar e identificar en este recinto cuáles son las normas que se sancionaron entre los años 1983 y 1989 y entre 1999 y 2001, pero vamos a encontrar muy pocas.


          En cambio, hoy sin duda vamos a encontrar una decisión política que aquí ya han señalado muchos compañeros preopinantes, no solamente para instalar el debate con coraje ‑como dijo el señor diputado Pablo Kosiner‑ sino para sacar la basura que estaba debajo de la alfombra y ponerla sobre la mesa, como sostuvo nuestra presidenta, para debatir estos temas de cara a la sociedad durante las sesiones extraordinarias bajo una situación dolorosa y vergonzosa, como ha sido este episodio de absolución vivido en la provincia de Tucumán por el caso de Marita.


          Estamos debatiendo y celebrando el estado presente con enorme consenso de todas las fuerzas políticas. Ayer, por ejemplo, en el plenario de comisiones, más allá de la intensidad del debate y de la profundidad de los argumentos, lo importante es que se percibió la intención de alcanzar una sanción definitiva, tal como lo ha pedido la presidenta, sin tocarle ni una coma a la ley que ha venido del Senado de la Nación.


          Debemos actuar con responsabilidad y con un compromiso militante valorando la política. Esto es producto de una valoración de la política, que se pone por encima de la discusión y sobre las instituciones.


          Las instituciones del Estado están incluidas en esta ley. Me refiero al Poder Ejecutivo, al Congreso y a las provincias argentinas, que están convocadas y han salido a debatir leyes urgentes. Bienvenido sea que los hagan. Seguramente también deberán adherir a este modelo, a estos conceptos y a esta norma nacional y adecuar las propias, si es que ya las tienen.


          Nos importa poner en valor la política, no venir acá a instalar una diferencia sobre un tema en el que no la hay. Como dijeron aquí muchos colegas, podemos tener diferencias para profundizar esta norma. Esto significa avanzar en muchos temas cuyo debate ha quedado pendiente. Pero el que tenemos que reivindicar es aquel que la señora presidenta ha tomado rápidamente y que tiene la urgencia de un reclamo concreto de la sociedad.


          Hacemos este debate desde el dolor y desde la vergüenza. Nos toca abordarlo en un momento durísimo para todos los argentinos porque estamos conmovidos y conmocionados. Pero como somos el Estado debemos tomar decisiones, abordar el problema y debatirlo en la sociedad ahora, en esta sesión, cuando lo tengamos que votar y también posteriormente, avanzando en cada uno de nuestros distritos. Es un tema que nos lacera, nos lastima y que no podemos esconder más. Y es este proyecto político el que lo ha puesto en la mesa de los argentinos y en las instituciones donde estamos quienes fuimos elegidos por nuestro pueblo para debatirlo.


          Con mucha convicción decimos que nunca más haya un caso como el de Marita Verón, nunca más un caso de trata. Que ésta en definitiva sea en la Argentina una ley fundante de un nunca más a la trata de personas con impunidad y con la participación de muchos sectores del poder, de las corporaciones, del Estado, y del rubro 59, que si no fuera por el decreto de la presidenta, “Clarín” todavía estaría difundiéndolo y disfrutando de sus ganancias históricas.


          Este es el debate que debemos profundizar. En esta sesión vamos a sancionar definitivamente una ley fundamental y urgente para todos los argentinos. (Aplausos.)



0 comentarios:

Tus propuestas

Juntos podemos sumar ideas para mejorar la provincia.
Mandanos tus sugerencias a través de este formulario o escribinos a propuestas@javiertineo.net

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *