sábado, 1 de junio de 2013

Ganar más décadas






















Ganar más décadas

La década ganada del kirchnerismo es la demostración que el pueblo argentino supo y pudo legitimar un proyecto político construido colectivamente entre cuyas metas estuvieron la recuperación de las instituciones como la justicia, el fin de la impunidad de los militares y civiles responsables del genocidio de la dictadura militar del 76 al 83 y un modelo económico que incluye a todos los sectores basado en la industrialización, la generación de empleo y la distribución de la riqueza.

En esta transformación medular de la economía, jugaron papeles claves la recuperación de empresas estatales estratégicas como aerolíneas e YPF, el fin del mayor desfalco económico financiero que se hizo desde el estado como fue la privatización de los fondos de la seguridad social a través de las llamadas AFJP, hoy de regreso al estado a través del fortalecimiento de los organismos de administración de esos fondos que, puestos al servicio de políticas públicas de inversión social retroalimentan de manera virtuosa el aporte del conjunto de los trabajadores registrados y los jubilados argentinos.  

Se suma una impresionante y federal política de inversión pública en obras tanto de carácter estructural y estratégicas como de las de construcción de obras de servicios básicos, inexplicablemente demorados por los demás gobiernos democráticos.

Saldar estas demandas sociales históricas que el estado tenía con la sociedad fue prioridad exclusiva desde Néstor Kirchner en adelante.
Recuperar el estado para su servicio a las mayorías y demoler las estructuras de poder de los sectores monopólicos concentrados en donde ese estado era sólo un componente servil a sus intereses.

Allí aparecen notoriamente las políticas de regulación de los medios de comunicación, quienes resultan ser, claramente, el nuevo ariete de estos grupos económicos poderosos, dueños de todo menos de los votos de la democracia, es decir, de la voluntad libre y soberana del pueblo.

Nos atrevimos a cuestionar el estado de las cosas que nos anestesiaban desde la historia. Situación esta que adormecía la capacidad de movilización y organización de los sectores populares y que hoy, luego de esta década que consideramos que el pueblo ganó para sus intereses, nos obliga a ratificar la puesta en valor de la política como principal herramienta poderosa de transformación.

Estos componentes trasuntan en una visión que Cristina nos convoca a defender con voluntad política y carácter militante ante lo que viene.
Modificar, como sujetos históricos que somos, la matriz social y económica de la Argentina, poniendo los intereses del pueblo por encima de cualquier otro.

Federalizar la patria como la soñaron y por la que dieron la vida nuestros próceres de la historia como San Martin, Belgrano, Dorrego, Rosas, Facundo, El Chacho Peñaloza, Artigas y tantos más.

La puja de esos dos modelos de país que solo cuenta hasta ahora de un solo grupo victorioso, la oligarquía nacional, los mismos que mandaron a aniquilar nuestra cultura y a nuestros patriotas en cada una de esos periodos que fuimos retrocediendo.

Ya recuperamos una década que pudimos ganar para el pueblo. Faltan varias más para consolidar la democracia y la inclusión. Para eso nos encomendamos no retroceder, profundizar las políticas y afianzar la organización popular para saber resistir los embates de los herederos del unitarismo aristocrático y violento.


Dice el poeta nacional Armando Tejada Gómez: “Hay que dar el vuelta el viento como la taba, el que no cambia todo, no cambia nada”. 

0 comentarios:

Tus propuestas

Juntos podemos sumar ideas para mejorar la provincia.
Mandanos tus sugerencias a través de este formulario o escribinos a propuestas@javiertineo.net

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *