jueves, 23 de octubre de 2014

“Quiero ser Gobernador”



En una entrevista con este medio Javier Tineo habló de la proyección política en la que viene trabajando desde el Ministerio de Producción y su visión de provincia para los próximos periodos electorales.

Las frases que dejó el Ministro de Producción Javier Tineo en esta entrevista: Existe una pirámide en donde muy pocas empresas terminan vendiendo. - La olivicultura recibió un golpe duro en esta última temporada. - el 90 por ciento de aceitunas que se cosecha se hace aceite. - para abastecer a los 350 mil riojanos necesitamos un stock dinámico de 800 mil cabezas y en la provincia sólo hay 200 mil. - Lo real es que tenemos que dar de comer a los riojanos y eso es un problema que el Estado debe trabajar para resolver. - No hay SAPEM que no sean fábricas. - El Estado invierte, industrializa, genera empleo, riquezas y crea condiciones de industrialización. - Lo conozco a Beder Herrera desde hace muchos años y sabía que iba a respetar la Constitución. - aparte de ser mi conductor, es un amigo mío y admiro su visión. - No suelo hablar de cosas que puedo debatir puertas adentro. - ni se me ocurre pensar en un cargo sino estoy dentro del esquema de liderazgo de él. 

Data Rioja: (D.R.): ¿Este es un Ministerio que comenzó a funcionar tarde en el gobierno de Beder Herrera?

Javier Tineo: (J.T.): ¿Tardío? No, creo que sea una cuestión de tardanza de un organismo. Lo que realmente hubiera sido dramático es que las políticas lleguen tarde, los programas, no saber qué hacer. Pero si uno dice que voy a hacer algo, es porque sabe lo que tiene que hacer. Eso es cuando uno dice… tengo una política para la producción, para la salud, tengo claro, tengo convicción, además, del equipo, el conocimiento y los instrumentos para llevar adelante los objetivos.

Me parece que hubiera sido dramático no haber tenido política, pero creo que en materia de producción si existió una política y el Gobernador  Beder Herrera tiene un estilo, que todos sabemos, es muy personal y particular para gestionar el Estado. Y en su momento cuando se crea la estructura del Estado, se sanciona la Ley en el año 2007 y se crea el Ministerio de Producción y Desarrollo Local, que antes era de Industria y Comercio, lo que marca dos paradigmas diferentes que también atendía la producción primaria, pero estaba más orientado a mantener el modelo de industria tradicional.

Ahora, cuando yo ingreso por convocatoria del Gobernador la estructura que había era de Desarrollo Local con todos los componentes y deja a este Ministerio orientado al territorio y a la producción primaria del cual dependen las Secretarias de Ganadería, Agricultura y Tierras.

D.R.: ¿Esta creación del Ministerio se dio en un contexto de necesidad de poner hombres para traccionar en este modelo?

J.T.: Sí. Obvio. Sin dudas que se dio en un momento político, la elección del año pasado fue durísima. Fue un llamado de atención muy fuerte hacia la dirigencia política y hacía el Gobierno. Lo que creo es que la sociedad en esto diez años de Kirchenirsmo ha logrado lo que Perón logró desde el año 1940 al ´55 que fue el golpe de estado. Una ampliación de derechos en los sectores vulnerables y una política de inclusión tan fuerte con una inversión destinada a la parte social básica como viviendas, cloacas, aguas, escuelas, cobertura educativa, sanitaria, inversión pública dirigida al Estado. Eso produjo un ascenso social importante en todos los estratos muy bajos, medios bajos, ascendieron porque acceden a derechos que antes no tenían. Son derechos que hasta el 2003 estaban vedados.

D.R.: ¿La sociedad le marca la agenda al Gobierno?

J.T.: ¡Es que tiene que ser así! Ahora bien, el Gobierno tiene que tener una visión proactiva para tomar la iniciativa e ir interpretando la demanda estructural de la sociedad y trabajar en eso. Cuando eso ocurre la sociedad se sube a ese esquema.

Fijate lo del Parque Industrial que se trabajo para que no se transforme en un problema polítioa, porque la oposición no hace otra cosa que “facturarnos” de que no hicimos nada por mantener la promoción industrial, siendo que éramos Gobierno Nacional. Y de 62 fábricas se abrieron diez y se fueron dos. Y la supuesta pérdida de trabajo no se produjo, y hoy siguen habiendo camiones y no se están desmontando plantas industriales. La que se fueron, lo hicieron mucho antes del fin de la promoción del año 2012.

Entonces, volviendo a la pregunta, a una sociedad que está confiada en el Estado, con una presencia concreta.

D.R.: ¿Cuál es el mapa de la producción de La Rioja?

J.T.: La matriz productiva de La Rioja tiene componentes que son muy conocidos y tradicionales. Un componente agrícola, uno ganadero, minero, turístico que son atravesadas en forma integral por el Estado. A estos hay que sumarles la industria manufacturera que está en el Parque Industrial y dentro de todo esto el Estado busca trabajar dentro de las necesidades de cada sector. Por eso nosotros buscamos mantener la diversificación de la matriz productiva y que sea sustentable.

En este contexto, tenes complejos productivos como el agrícolas que tiene componentes que son comodity, es decir no se consumen masivamente, como lo son la nueces, las aceitunas y las uvas; en cambio el hortícola que si se consume masivamente como el tomate, verdura de hoja y tienen una producción limitada y no logra abastecer el consumo interno de la provincia.

Ahora, yo me pregunto ¿Cuántos riojanos consumimos esto? Son muy pocos porque el excedente de producción es altísimo porque no es la base alimentaria nuestra y dependemos de cultivos que tenemos que vender.

D.R.: ¿Ese mercado lo abre el Estado?

J.T.: Ojalá lo abriera el Estado. Tenes productores primarios, los que industrializan, y los que comercializan y los que exportan. Existe una pirámide en donde muy pocas empresas terminan vendiendo. Lo mismo sucede en el sector vitivinícola y en el olivícola.

D.R.: ¿Cómo está la producción olivícola?

J.T.: La olivicultura recibió un golpe duro en esta última temporada porque una helada tardía del año pasado devastó y declinó la producción en el momento de la floración cosechando el 30 por ciento de lo que se pretendía cosechar. Pero el precio subió y ayudó un poco en esta situación. Pero, los pequeños productores que viven de la fruta no tenían fruta y eso impactó. Ahora, la cosecha que se espera para el año que viene, estimamos que será record porque pasaron los riesgos.

D.R.: ¿El mercado de Brasil está abierto nuevamente?

J.T.: El mercado de la producción olivícola es diverso porque básicamente hay dos subproductos esenciales que son las aceitunas de conserva y el aceite de oliva. El negocio olivícola del mundo es el aceite, el 90 por ciento de aceitunas que se cosecha se hace aceite y sólo el diez por ciento se destina a conserva. En La Rioja la variedad Arauco tiene condiciones extraordinarias por su carnosidad, sabor y resistencia para ser aceituna de mesa, lo que no quita que esta variedad produce un aceite extraordinario también.

Desde el Gobierno estamos trabajando para que el pequeño productor trabaje sobre este producto ya que antes esto estaba centrado en los diferimientos y sólo trabajan en la aceituna entera. Necesitamos diversificar al pequeño productor para que genere aceite de oliva y el Gobierno está trabajando para alentar el consumo interno de aceite oliva de calidad.

D.R.: ¿Es autor de la Ley de Consumo Nacional de Aceite de Oliva?

J.T.:Si. Estamos trabajando en la difusión. El Gobierno Nacional todavía no realizó la reglamentación para la utilización. Pero por ejemplo, si estimulamos el consumo del aceite de oliva con campañas de degustación. Pero estamos esperando la molienda de febrero o marzo del 2015, ya que en la actualidad no hay mucho aceite, pero vamos a trabajar en el costo y estimular el consumo. Y con esta ley queremos instalar al aceite de oliva como un producto que no es de lujo, que no es sabroso, y por sobre todo apelar al sentido de pertenencia, ya que vamos a estar colaborando, cooperando con nuestra economía regional.

D.R.: ¿Cómo está la producción ganadera?

J.T.: Es el gran desafío de la Provincia. Tengo un consumo de 60 kilos de carne por año por persona y para abastecer a los 350 mil riojanos necesitamos un stock dinámico de 800 mil cabezas y en la provincia sólo hay 200 mil. Ahí está el desafío porque cómo desarrollo un sector productivo que tiene mercado interno.

D.R.: ¿Es factible en una zona con bajo recursos hídricos?

J.T.: Lo real es que tenemos que dar de comer a los riojanos y eso es  un problema que deben trabajar para resolver el Estado, los tecnólogos, agrónomos, INTI, todos debemos trabajar para identificar la mejor tecnología para ganarle a la naturaleza. Lo que puedo ver es que la sequía va menguando la producción ganadera, desabasteciendo el stock y generando un problema en la balanza comercial porque si lo vemos de esta manera, todo lo que gano en agricultura, lo tengo que invertir en la ganadería.

D.R.: ¿La SAPEM es una solución para la producción?

J.T.: Si, yo creo que el Estado no sólo debe intervenir acompañando los proceso estratégicos, sino además, industrializando. Es básicamente el nuevo modelo de industrialización del Estado. No hay SAPEM que no sean fábricas, es el Estado haciendo una inversión con créditos en temas estratégicos que puedan ser diversificados, cuando se hicieron pollos, cerdos a gran escala en La Rioja. El Estado invierte, industrializa, genera empleo, riquezas y crea condiciones de industrialización.

D.R.: ¿Usted anticipó que el Gobernador no se iba a presentar para la reelección?

J.T.: Lo conozco a Beder Herrera desde hace muchos años y sabía que iba a respetar la Constitución porque yo viví el proceso en donde él lideró el cuestionamiento de la reelección indefinida relacionada con Eduardo Maza, pero en definitiva Beder leyó que en cuestión de liderazgo lo mejor es la provincia y no en lo personal. Lo vimos a Beder Herrera explicar esta situación y conociéndolo a él, jamás iba a retroceder en ese principio.

D.R.: ¿El Gobernador lo nombró como un posible sucesor, que opina?

J.T.: Me siento muy contento. No me siento asombrado de lo que Beder Herrera hizo al marcar la agenda política para los próximos diez años. Este hombre que es indiscutible en liderazgo dijo que será Gobernador hasta diciembre del 2015, voy a acompañar al Gobierno que me sucederá y en el 2019 tengo toda la voluntad para dar continuidad a este modelo político.

Ahora, para mí es un honor muy grande, una responsabilidad, pero del cual no voy a estar pensando…, yo ya estoy trabajando…

D.R.: ¿Qué méritos vio Beder Herrera en usted?

J.T.: Habría que preguntarle a él, porque me pone en la grilla. Pero estuve siempre al lado de Beder y aparte de ser mi conductor, es un amigo mío y admiro su visión, capacidad de conducción y hay una distancia entre él y todo el resto de la dirigencia política enorme. Conocimiento, visión estratégica, capacidad de dirigir una provincia compleja, con tensiones sociales muy fuerte e histórica.

D.R.: ¿Cómo calificaría al Gobierno?

J.T.: No suelo hablar de cosas que puedo debatir puertas adentro. Hay muchas cosas que las hablé dentro de la Gestión. Independientemente lo que valoro es el proyecto económico y social que la provincia tiene hoy y que está basado en la inclusión, producción y educación.

D.R.: ¿Cree que Beder va a contener a todos?

J.T.: Si, porque creo que acá solo no se salva nadie.

D.R.: ¿Pierde liderazgo Beder?

J.T.: No, al contrario. El marcó la cancha para los próximos años diciendo que volverá y porque del otro lado hay figuras que no tiene propuestas para que la gente elija y lo hará buscando certezas.

D.R.: ¿Quiere ser gobernador usted?

J.T.: Si, quiero ser Gobernador, pero no depende de mí sino del acompañamiento de muchos sectores, dirigencias políticas del peronismo que es clave en traccionar esto. Pero siento preparado, acompañado por Beder, ni se me ocurre pensar en un cargo sino estoy dentro del esquema de liderazgo de él. Estoy seguro que tengo capacidad para hacerlo porque conozco el proyecto que lidera Beder Herrera, conozco la provincia y lo que no conoces no lo amas, sino lo amas no lo defiendes. Por eso es clave estar insertos dentro de un equipo.

Pin Pong

Beder Herrera: un amigo, un conductor.

Ricardo Quintela: un dirigente político que tuvo la oportunidad, pero al final la dilapidó.

Bosetti: un Ministro de Infraestructura que llegó cuando yo dejé la cartera.

Claudio Saúl: gran compañero y amigo.

Ismael Bordagaray: esta suerte de apetito lo llevó por otros caminos.

Julio Martínez: respeto intelectualmente y personalmente, pero está en las antípodas y terminó siendo funcional a grupos que no le interesa la inclusión.

Minuzzi: hace mucho que no lo hablo a Gustavo, pero es el intendente de Arauco.

Tere Madera: gran amiga, con la cual me comprometí mucho y lo sabe.

Paredes Urquiza: compañero con una gran trayectoria.

*Nota publicada en www.datarioja.com el 22 de octubre de 2014. Entrevista realizada por Luis Lobos. 

0 comentarios:

Tus propuestas

Juntos podemos sumar ideas para mejorar la provincia.
Mandanos tus sugerencias a través de este formulario o escribinos a propuestas@javiertineo.net

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *