jueves, 18 de febrero de 2016

Las convicciones en la puerta del Ministerio de Defensa.



La manera de disimular la hipocresía del relato oficial PRO acerca de la minería es justificar que se trata de medidas económicas y no ambientales.
Hay docenas de proyectos de normas prohibiendo la minería, lisa y llanamente. Sea rentable o no. Con o sin retenciones. Incluso donde las comunidades acompañen el proceso en sus territorios.
Todos esos proyectos de ley de prohibición son firmados por legisladores vinculados a Cambiemos, actuales o en anteriores mandatos.
El margen para discutir el aspecto económico quedaba demolido ante la argumentación ambiental.
Dicen: Si existen riesgos de contaminación entonces no se hace, no se toca. Aunque sea un buen negocio para empresas, comunidades, municipios, estados y obreros.
Así se ha dado el debate en estos últimos años. A tal punto de lograr una prohibición de hecho en La Rioja, donde no hay actividades extractivas metalíferas. Ni siquiera nuevos estudios exploratorios. Solo existen actividades mineras del componente de rocas de aplicación, esto es, áridos, piedras lajas, calizas, con baja industrialización.
El anuncio de eliminar retenciones a las mineras no le genera a La Rioja beneficios inmediatos ya que las exportaciones de minerales se circunscriben a algunos emprendimientos de laja y rocas de aplicación con muy baja escala.
Lo que es indudable es que el cese de retenciones le cambia la ecuación económica a los emprendimientos en estudio o pendientes. El mensaje de Cambiemos con la quita de retenciones mineras es más que claro: están dispuestos a facilitar la sostenibilidad de los actuales proyectos y estimular inversiones en los futuros.
La cuestión de la medida nacional en una provincia sin minería no es inocua por su aspecto político: la oposición radical conservadora construyó su capital político exclusivamente a partir de la lucha en contra de la minería. Este mismo sector obtuvo un notable crecimiento electoral al punto de asegurar el triunfo de Macri en todo el distrito en el balotaje del 22N. En cada consigna, cada volante, cada discurso aparecía el “no a la minería” como un lema que unía. Sin la lucha antiminera no habría sido posible tal cohesión. 
La amalgama de tantos sectores detrás de esta consigna, muchos incluso del peronismo, la izquierda volátil, radicales viejos y nuevos, conservadores históricos y nuevos conservadores, lograron una estructura militante eficaz que consiguió, además de este ascenso electoral, el posicionamiento de un dirigente de sus filas en la consideración nacional:  Juio Martinez. 
Varias veces derrotado por el peronismo en elecciones a gobernador, diputado y senador, logró aún así entrar por la minoría al congreso y llegar a un espacio impensado dentro de la estructura del gobierno de Macri: Ministro de Defensa.
Descifrar la aparente contradicción del anuncio promotor de la minería del mismo gobierno que ayudó a obtener el poder y luego integrarlo no es difícil: para lograrlo debían aliarse a cualquier precio con las figuras opositoras mejor posicionadas. 
No importan las convicciones. Había que ganar. Martinez lo hizo con la boleta de Néstor Kirchner en el 2003. Luego Lavagna y Denarvaez. Ahora Macri y Massa.
Esa ambición de poder a cualquier costo dejó en evidencia la hipocresía y el oportunismo de una fuerza que en su zigzagueo ideológico deja huérfano un sector de la sociedad que no sólo confió en ellos sino que les sirvió para un proceso de acumulación que hoy se diluye como agua mineral bajando del cerro.
El mismo blindaje mediático nacional que colaboró con la construcción en ese momento opositor ahora conspira con la esencia de la lucha ya que está al servicio de Macri que, convencido, quiere minería.
El ambientalismo antiminero ahora es solo ambientalista.
El agua vale más que el oro, decían. Ahora, por decisión de Cambiemos y sin retenciones, valen lo mismo.

0 comentarios:

Tus propuestas

Juntos podemos sumar ideas para mejorar la provincia.
Mandanos tus sugerencias a través de este formulario o escribinos a propuestas@javiertineo.net

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *